MONUMENTAL DESCUIDO. TERRORISMO VISUAL EN LA CAPITAL DEL PACÍFICO.

Imagen 1104.jpgLima es una de las pocas ciudades de Sudamérica honradas con el título de Patrimonio Cultural de la Humanidad; una ciudad valiosa por su trascendencia histórica y su riqueza arquitectónica-artística. Desgraciadamente, pocas veces nuestras autoridades han estado a la altura de este reconocimiento internacional. No se puede negar que hay una gran inversión en infraestructura, sin embargo, los sitios de valor histórico están -en su mayor parte- descuidados y hasta abandonados.

Para los que caminamos cotidianamente por el Centro Histórico, es lamentable ver el descuido de la ciudad: fachadas asquerosas y/o pintadas por sectores con colores diferentes, casonas convertidas en garajes, techos con desperdicios o con informales construcciones disonantes, balcones en peligro, balaustradas y cornisas en proceso de destrucción, casonas apuntaladas como sea, esculturas mutiladas, urinarios públicos permanentemente consentidos, humo contaminante de vehículos que han pasado por “revisiones técnicas”, restauraciones de nunca acabar o anunciadas y postergadas todos los años, proliferación de depósitos para el comercio, etc. Y en los alrededores de la ciudad muchos monumentos de las culturas ancestrales están expuestos al abandono o a las invasiones organizadas por las mafias de siempre.

Todo esto afecta a los bienes patrimoniales, los mismos que guardan la memoria de la ciudad y configuran su identidad. La riqueza del paisaje urbano del Centro Histórico, Barrios Altos, Rímac y La Victoria es innegable. Antes sólo nos quedaba lamentar el deterioro, no podíamos esperar soluciones a estos problemas en un país agobiado por carencias económicas. Sin embargo, hoy tenemos derecho a exigir atención al patrimonio arquitectónico-artístico de la ciudad, ya que es evidente que dinero es lo que sobra. Hemos visto que la ciudad gasta en “mágicas” fuentes de aguas bailarinas “para competir con Dubai”, se pintan y repintan de rojo los adoquines de las veredas del Centro Histórico, se cambian luminarias de las farolas para reemplazarlas por otras de diseño anodino, el piso de las plazas y paseos públicos es remodelado pero las esculturas siguen mutiladas, se gasta en borrar las manifestaciones de arte urbano, ponen rejas amarillas frente al mar, se construye un by-pass técnicamente cuestionado, etc. Pero toda gestión debe tener prioridades, si la ciudad tiene dinero para su ornato, éste debe emplearse principalmente en la conservación de su arquitectura y escultura monumental.

DSCN9360.JPG

SALVAR LA ARQUITECTURA

Es hora de que las autoridades piensen en serio en restaurar -por sectores- nuestros barrios y edificios representativos. Experiencias como la de jirón Ancash -la cuadra donde se ubica la Casa de las Trece Puertas- (gestión Castañeda) o las fachadas recuperadas de los jirones Ica y Ucayali (gestión Villarán), revelan como quedaría Lima si se pusiera en valor su arquitectura.

Además, la restauración debe preparar los edificios para el gran sismo que algún día asolará esta despreocupada ciudad. Poner en valor la arquitectura virreinal y republicana significará salvar el patrimonio, la identidad de la ciudad y la vida de miles de personas. El Buque, Plaza Bolognesi, Plaza Dos de Mayo, el Colegio Real de San Marcos, la Quinta Heeren y la Casona con atlantes incendiada en Jr. de la Unión, son seis ejemplos de arquitectura monumental que deben ser salvados con urgencia.

Es absurdo lo que pasa en Lima, tenemos calles con veredas nuevas pero al alzar la vista vemos las casonas y balcones en riesgo de derrumbe. Es cierto que muchas de las construcciones son de propiedad privada, pero es evidente que sus dueños no las van a recuperar -por desinterés o por carencia de medios económicos-, entonces es imperativa la intervención de las autoridades. Si es necesario hay que replantear la legislación correspondiente, ya que con el pretexto de que el Estado no puede intervenir en construcciones particulares cada día perdemos una página de la historia limeña.

A EXPROPIAR SE HA DICHO

La situación es tan grave, que es hora de declarar en emergencia el Centro de Lima y aplicar con valentía medidas radicales. La ley permite expropiar edificaciones históricas para que el Estado las ponga en valor. Si estos monumentos están convertidos en ruinas por el abandono o han sido afectados por siniestros, su fin está próximo. En estas circunstancias, el Estado no puede permitir que la historia se haga añicos en sus narices, es hora de expropiar las edificaciones en mayor riesgo así como evitar las “desmonumentalizaciones”. Si los dueños no pueden o no quieren recuperar estos bienes,  la autoridad debe intervenir.  O en todo caso allanar el camino para que los privados que quieran adquirir estos monumentos para su recuperación, lo puedan hacer con las mejoras ventajas e incentivos.

Otro asunto que no se debe obviar es que muchas casonas son canibalizadas desde el interior, desmontadas poco a poco para terminar convertidas en fachadas de cocheras. Igualmente llama la atención la profusión de incendios en el Centro Histórico que se han incrementado sospechosamente. En ambos casos urge una política preventiva de inspecciones constantes.

Pero no podemos proponer la puesta en valor del Patrimonio sin considerar la problemática social. La gente debe integrarse al trabajo de recuperación y puesta en valor, para recibir los beneficios del turismo que será un factor de progreso para los vecinos. Si no es así, todo es en vano. El proceso debe incluir programas de apoyo psicológico a las familias disfuncionales, desintoxicación de niños y jóvenes drogodependientes, difusión de buenos hábitos alimenticios y alternativas nutricionales, prevención del abuso sexual infantil, capacitación laboral de jóvenes en peligro de ser arrastrados por el pandillaje y la delincuencia, desactivación de centros de venta de drogas, desaparición de cantinas de “mala muerte”, creación de bibliotecas barriales y museos para niños, control de cabinas de Internet que ofrecen juegos violentos a los pequeños, recuperación de la tradición oral, etc.

No se vaya a pensar que hay que defender sólo los monumentos  arqueológicos y la arquitectura virreinal y decimonónica. También es necesario aunar esfuerzos en defensa de la arquitectura peruana del siglo XX. En los años 20 del siglo pasado surgieron tres estilos que buscaban crear una arquitectura nacional: el indigenista o neo-inca -aunque también usó motivos de otras culturas-, el neocolonial o neobarroco y el neoperuano. Del primero y del último hay pocos ejemplos, en cambio el neocolonial ha dejado numerosos edificios en el Centro Histórico, Jesús María, Pueblo Libre, San Isidro, Magdalena, Miraflores, etc. Es necesario un inventario que abarque los tres estilos y luego una clasificación según la importancia de los edificios para proceder a su protección. Las construcciones más representativas deben conservarse íntegramente y las autoridades tienen que brindar todas las facilidades administrativas, legales, tributarias, etc. que requieran las familias o instituciones propietarias. Mucho más si conservan y restauran los monumentos. Otras edificaciones menos trascendentes deben ser salvadas -al menos- en las fachadas. Los arquitectos son por su propia naturaleza profesionales creativos, y pueden solucionar este impase entre tradición y modernidad. No permitamos que se siga destruyendo la arquitectura de la ciudad como ha ocurrido en las avenidas Salaverry, San Felipe, Arequipa, etc. La desaparecida Casa de la Tradición es uno de los casos más representativos.

Finalmente, hay que considerar también ciertos edificios representativos de la arquitectura contemporánea. Es el Patrimonio del futuro y hay que iniciar su estudio y protección.

copia-de-casa-neocolonial-en-venta-san-isidro

ESCULTURA EN EMERGENCIA

Pasemos ahora a otro género artístico. Lima es una ciudad con un interesante acervo de escultura pública monumental, que en los últimos años ha sido afectado por acciones -e inacciones- de las autoridades que deberían protegerlo y promocionarlo. Desde el abandono total, pasando por intervenciones distorsionadoras de los diseños originales, hasta el atentado directo destructivo, la actitud de las autoridades demuestra suma ignorancia que debemos confrontar desde la sociedad civil.

Es lamentable señalar que en este tema, el Estado es el enemigo número uno del arte escultórico. Por esa razón los historiadores podemos liderar a la sociedad civil para  reclamar normas claras para la protección de los monumentos conmemorativos y afines, obras de arte fundamentales en la educación cívica de la población y testimonios visibles que ayudan a remarcar la identidad y los valores patrióticos y ciudadanos. Insisto, hay que darles el tratamiento que merecen, son obras de arte y el hecho de que estén en la calle no significa que las abandonemos a su suerte.

Las municipalidades tienen la obligación de brindar seguridad a estas obras de arte. La vigilancia tiene que ser permanente, especialmente de noche. Un sereno en cada plaza importante, listo para comunicar cualquier agresión contra el Patrimonio y de paso dar la voz de alerta ante los posibles actos delictivos. Pienso en las plazas Unión (Castilla), Dos de Mayo, Bolognesi, Grau, Santa Ana (Italia), Francia, San Martín, Washington y Medicina Peruana, así como Parque Universitario, Paseo Colón, Héroes Navales y Alameda de los Descalzos. Tampoco es mucho, más caro cuesta restaurar los monumentos una vez que han sido mutilados.

Es necesario que exista un organismo responsable que haga un seguimiento permanente de las esculturas y que coordine cualquier intervención en el marco de las reglas estrictas de la conservación. Una oficina dependiente de la Municipalidad Metropolitana o del Ministerio de Cultura, habrá que ver. Por otro lado, las intervenciones de mantenimiento y restauración tendrían que ser aprobadas y monitoreadas por los especialistas del organismo propuesto, pero de manera ágil para evitar entrampamientos.

Es importante sancionar ejemplarmente a los funcionarios responsables del daño a los monumentos, sea por descuido, sea por intervenciones desafortunadas. Por ejemplo, los señores alcaldes deben entender que los cambios de color -les encanta el dorado- o de pedestal, sin consultar a los escultores, son faltas de respeto a la labor creativa de los artistas. El diseño original debe ser considerado intangible.

dscn6486-copia

Consideramos tres tipos de atentados oficiales contra la escultura pública:

  1. Desidia, olvido y/o abandono. Ejemplos: Conjunto escultórico funerario del Cementerio Presbítero Maestro, Alameda de los Descalzos (la han remodelado pero las estatuas siguen mutiladas), Monumento a la Victoria del 2 de Mayo, Estatua de la Libertad (Plaza Francia), bustos de la Plaza de la Medicina Peruana, etc.
  2. Atentado directo distorsionador. Ejemplos: Monumento al Cnel. Bolognesi, Monumento al Mcal. Castilla (en ambos casos los pedestales de granito están pintados de verde), Monumento al Libertador San Martín (pintado de la roca granítica), Monumento a los Cabitos en Surco (aplicación de dorado, aunque ahora luce de verde), Monumento a Manco Cápac (encerramiento de la escultura), etc.
  3. Atentado directo destructivo. Ejemplos: Monumento al Bombero (destrucción total para cambiarlo por una figura de inferior calidad), Monumento a Washington (destrucción de la banca semicircular), Monumento a Vallejo (absurdo reemplazo del pedestal original para colocar la placa del alcalde Luis Castañeda).
  4. Financiamiento e instalación de pseudoesculturas sin valor artístico. Los casos más graves se encuentran en el Callao y Chosica.

MURALES PARA LIMA

También la pintura mural está olvidada. Veamos algunos ejemplos.

  1. Marinera limeña Huayno: pinturas de Teodoro Núñez Ureta en proceso de destrucción en el Edificio Tacna (Av. Tacna 592).
  2. Murales de  la educación peruana: Teodoro Núñez Ureta, Enrique Camino Brent, Juan Manuel Ugarte Eléspuru, Carlos Quispez Asín y Sabino Springett en el ex-Ministerio de Educación. Durante el Fujimorato el edificio pasó a ser local del Poder Judicial. De esta manera los murales quedaron descontextualizados. El mobiliario propio de la institución ha terminado por “arrinconar” a las pinturas que nadie parece ver. Cuando se acude a pedir permiso para fotografiar los murales, no hay manera de hallar al encargado y la gestión se convierte en un peregrinaje de oficina en oficina. Si se intenta tomar fotografías sin hacer la gestión, los vigilantes caen sobre uno como si se estuviera cometiendo un delito.
  1. Mural de los Derechos Humanos. Víctor Delfín (2001). Ubicado en la sede de la Asociación Pro-Derechos Humanos APRODEH: calle Pachacútec 980 (Jesús María). El mural fue malogrado el año 2004 por manifestantes fujimoristas.
  2. Murales de los colegios emblemáticos: Bartolomé Herrera, Melitón Carvajal e Hipólito Unanue. En los dos primeros las autoridades apristas permitieron la destrucción de los murales con alegorías de la educación; en el caso del tercero, el mural de Oscar Corcuera se salvó gracias a una intensa campaña que hizo retroceder a los “modernizadores”.
  3. 6. Perú: pasado, presente y futuro. Juan Manuel Ugarte Eléspuru. Importante mural de 14 x 9 metros en la capilla del colegio de teología de Santo Tomás, luego auditorio del colegio Mercedes Cabello de Carbonera. Actualmente es sede de la UGEL 03.La pintura era poco conocida, pero ahora se permitir el acceso del público para contemplar el mural. Un avance que debemos aplaudir.
  4. Mural de la Vía Expresa (Miraflores). Ricardo Wiesse (1992). Gran mural de mosaico que necesita urgente limpieza y reintegración de las teselas que se han desprendido.

foto1517.jpg

Salvados los antiguos hay que hacer murales de nuestro tiempo. Es inspirador comprobar que en Lima hay una fiebre de murales artísticos. Pero la mayoría están al aire libre y rápidamente son afectados por el medio ambiente o son vandalizados por los indeseables de siempre. Y aunque ser efímero es propio del arte urbano, no hay que acelerar su proceso de destrucción, como lo hace una autoridad prepotente e ignorante que ha cubierto los murales contemporáneos con pintura amarilla.

Propongo aprovechar este momento de debate y convocar a artistas reconocidos -de diversas vertientes y tendencias- para que elaboren murales en la estación central del Metropolitano; hay por lo menos una decena de espacios que podrían convertirse en paneles para murales. Por lo visto fueron pensados para publicidad, pero ahora podrían cambiar de uso, como ocurre en estaciones de metro o de buses, inclusive aeropuertos de muchas ciudades del mundo.

Lo mismo hay que pensar para el futuro metro subterráneo de Lima; aprovechemos sus espacios para murales, como ocurre con el metro de Ciudad de México, que contiene pinturas, áreas para exposiciones temporales e incluso pequeños museos. También hay importantes murales en el Subte de Buenos Aires y muchos ejemplos más en toda Latinoamérica y el mundo.

Los artistas que podrían ser convocados -por su experiencia con el mural- son los siguientes:

-Gerardo Chávez (murales sobre tela como los que se aprecian en su museo de Trujillo).

-Fernando de Szyszlo (murales de mosaico en el cementerio El Ángel, la Universidad de Lima y en la entrada de  un edificio de Miraflores).

-Ellio Túpac (arte urbano, con varias obras en Lima).

-Christian Bendayán (murales sobre tela en el aeropuerto de Iquitos).

-Ricardo Wiesse (murales de mosaico en la Vía Expresa).

-Víctor Delfín (mural al fresco sobre la temática de los Derechos Humanos en Jesús María).

-Rafael Hastings (murales de mosaico en la Universidad de Trujillo).

-Herbert Rodríguez (arte urbano, como el desaparecido mural alusivo a los Derechos Humanos en la Av. Nicolás Arriola).

-Ramiro LLona (mural en la UNI),

-Jonathan Rivera JADE (arte urbano, con varias obras en Lima); entre otros.

La ciudad se transforma y el cemento es necesario para la modernidad, pero hay que pintarlo.

LIMA EN PELIGRO

Un rubro que no podemos ignorar es el conjunto de atentados oficiales contra la ciudad, perpetrados principalmente por el alcalde Luis Castañeda.

  1. Puentes sobre el río Rímac: el Puente de Piedra del virrey Montesclaros (1610) y el Puente Balta de la casa Eiffel (1869). El paisaje de esta parte del Centro Histórico ha sido desvirtuado con la agresiva inclusión del puente denominado “Rayos de Sol”.
  2. Plaza Washington. La plaza ha sido “remodelada” por la gestión Castañeda. Lo que han hecho es destruir la banca semicircular que acompañaba a la estatua de Washington (réplica de la obra de Jean-Antoine Houdon), desfigurando así el diseño tradicional del monumento.
  3. Contaminación visual del Paseo de la República. El Paseo del República (o Paseo de los Héroes Navales en sus primeras cuadras) es uno de los espacios urbanos más impresionantes de Lima: El Palacio de Justicia de fondo y el conjunto escultórico con la fuente en el paseo. Pero el sitio fue destruido visualmente por Luis Castañeda en su primera gestión. Observen las cuatro agresivas chimeneas de pobre diseño que emergen de la estación central del Metropolitano. E intenten tomar una fotografía del Palacio de Justicia.
  4. Parque de la Reserva: Obra colectiva inaugurada en 1929. El Circuito “Mágico” del Agua ha significado  la tergiversación del sentido de uno de los más importantes espacios públicos de Lima. Ahora la gente visita el parque de noche, para apreciar el “mágico” espectáculo de la luz y el agua. El diseño original del conjunto pasa desapercibido. Donde antes entrábamos libremente recordando a los limeños que se alistaron en el Ejército de Reserva para enfrentar a la invasión chilena, ahora tenemos que pagar por un rato de diversión. Nadie niega que el circuito es entretenido, se pueden tomar bonitas fotografías con la familia, etc. Pero si era necesario hacer las fuentes  se debió escoger otro lugar, no tenían que perjudicar a este tradicional paseo público. Y en el espectáculo nocturno de luz y sonido hay una falla garrafal. Alguien ignaro en música peruana ha incluido el tema boliviano Jilguero Flores en una selección de danzas peruanas. Han pasado varios años y hasta ahora no se dan cuenta. Si hay algo positivo en el nuevo Parque de la Reserva es la restauración de la casa moche de José Sabogal.  También hay que destacar la instalación de una réplica de la escultura El niño del ñoco (Raúl Franco Ochoa), cuyo original (Ismael Pozo) desapareció en 1992. Uno de los elementos originales del parque que pasa desapercibido, es la iconografía representada en los tres frisos elaborados por Daniel Casafranca, uno central y dos laterales más pequeños. Son escenas alegóricas de actividades de la sociedad inca: la adoración a los dioses, las artes plásticas, la música y la danza. La escena central es un ritual del Antiguo Perú en el que diversos personajes desnudos o semidesnudos, convergen hacia una imagen central: nada menos que el sol de los incas. En realidad es una máscara funeraria sicán a la que se le han agregado rayos. Otros motivos notables son el puma, la llama, las vasijas de base trípode, un huaco retrato moche y el monolito del Degollador de Pukara (que había sido descubierto por Valcárcel en 1925). Por su parte, algunos personajes se desplazan en un movimiento que recuerda al cortejo de un dios clásico. Compárese, por ejemplo, con el cuadro de Tiziano Baco y Ariadna (1522). Incluso el detalle de los felinos. Todo esto pasa desapercibido para que se luzcan las fuentes del “doctor” Castañeda. Para agrandar el despropósito, el diseño actual del Parque de la Reserva ha dejado de lado las tres esculturas de Cristina Gálvez que se encontraban en su interior (el felino, el cóndor y el pez). Por respeto a la finada solicitamos a la municipalidad que informe cuál es el sitio al que han sido trasladadas las esculturas. Finalmente, sugerimos usar el túnel para replicar en pintura mural la obra de Juan Lepiani El tercer reducto de Miraflores, con una explicación sintetizada de la histórica batalla.

COLOFÓN

En vez de desperdiciar el dinero atentando contra la historia, se podría invertir en recuperar para la ciudad algunos de sus elementos representativos, por ejemplo la reconstitución visual del volumen arquitectónico de la llamada Plaza Perú, un vacío notorio que no corresponde al diseño original de  la  Plaza de Armas de Lima. Hasta podemos soñar con reconstruir el arco que estaba al final de la calle Palacio, aquel que tenía la inscripción Dios y la Patria (destruido en 1879). Sería extraordinario devolverle a la ciudad uno de sus mayores símbolos.

Nota:

El término “terrorismo visual” es una sugerencia de nuestro amigo Miguel Jurupe, profesional de turismo especializado.

 

Imágenes:

“Rayos de sol”: Agresivo puente amarillo en el río Rímac.

Sujeto micciona en el Molino de Santa Clara.

Casona garaje.

Casona neocolonial a punto de desaparecer.

Libertad mutilada.

Mural de la Vía Expresa

(Fotografías del autor).

 

Virgilio Freddy Cabanillas

peruanticuario@yahoo.es

999107298

Anuncios