He llegado tarde a tu despedida, maestro Miguel, pero no importa porque nunca te has ido.

Profesor Miguel Maticorena, usted siempre fue un signo de contradicción en la universidad y en la sociedad. Cuando la mayoría pone como norte de su vida el dinero, el placer y el poder, usted nos enseñó que el amor a la ciencia es más importante que todas las vanidades juntas. Éramos jóvenes acechados por ventiscas vanas y veíamos en usted a alguien que estaba por encima de la inmediatez, las mascaradas y los dobleces.

Mientras el mundo se desvivía por lo insustancial, usted nos contaba con entusiasmo que tenía un libro nuevo, objeto que había que venerar lavándose las manos para tocarlo. ¡Cuánta enseñanza en ese gesto que nos parecía gracioso! ¡Cuánto mensaje en el ceremonial del bibliófilo! Manos limpias para la ciencia.

Imagen 347 - copia (3)

Residencia. Con Paco Morales. abril de 1957 - copia - copia

Con terca pasión nos convencía de que un dato aparentemente anecdótico -por ejemplo, la frecuencia de cierta palabra en un cronista- podía servir para empezar a entender procesos complejos, que nosotros inexpertos apenas avizorábamos. Ahora lo entendemos, Maestro.

Muchos son capaces de sacrificar en la hoguera de los cargos públicos sus principios, su dignidad, sus apellidos. Usted, en cambio, a pesar de los méritos no se desvelaba para que lo hagan jefe de algo. Y cuando le tocó ser director de la Escuela de Historia, usó el cargo para inyectarle una dosis de vitalidad a la institución, con una intensa actividad académica que hasta ahora recordamos.

La generosidad no es una virtud frecuente en nuestros tiempos. Pero a usted le sobraba. Su casa se abría para mucha gente, incluso para aquellos que estaban en la orilla opuesta de su pensamiento. Una puerta siempre abierta para el que quisiera aprender de su experiencia y escuchar los datos increíbles que su memoria guardaba o la millonésima repetición de su clase permanente sobre la Nación. ¿Quién no ha estado en su casa charlando horas tras horas?

Una puerta siempre abierta, en la que a veces colgaba un cartelito indicando su hora de retorno. Pero un corazón grande también. Usted no ocultaba información, compartía sus fuentes e ideas en germen, no guardaba el conocimiento en el arcón del egoísmo. Y no puedo olvidar cuando sacaba las monedas de su bolsillo para que sus estudiantes jóvenes pudieran fotocopiar libros y artículos.

sechura 1971-al medio foto de 1951 - copia

Hablaba también de la honestidad intelectual, del respeto a las ideas y aportes de los otros. De ahí la obsesión de sus alumnos por citar correctamente, como si el Maestro estuviera siempre a nuestro lado sacando un libro tras otro o hallando la fotocopia perdida en los estratos geológicos de su biblioteca -toda la casa-, para precisar con erudición un dato, un autor, una fecha.

Rememoro cuando nos motivaba -o más bien obligaba- a escribir o a disertar en los coloquios; estaba ahí para alentarnos, sugerir temas, corregir metidas de pata, siempre presente, siempre ágil, siempre joven, el Maestro total.

13 5 96 ernesto de la torre villar - copia

homenaje santo domingo jun 2003 - copia

Pero sobre todo profesor Miguel, usted era un hombre bueno. Varias veces lo escuchamos resaltar alguna cualidad de personas por las que nadie quería apostar un centavo. Y sabía elogiar los aportes por más pequeños que fueran.

Y era sabio, porque enseñaba y aprendía. Con qué interés escuchaba a sus alumnos que le contaban de nuevas teorías o de hallazgos recientes, en un proceso de enseñanza-aprendizaje poco frecuente en un hombre culto y de edad avanzada.

Pero eso no significaba claudicar ante la mediocridad. Los errores groseros los señalaba con severidad. Alguna vez me dijo que merecía una bofetada, y tenía razón. Pero era un hombre bueno y luego trataba de alentar a su víctima pensando que se le había pasado la mano.

PABLO MACERA 2011

Copia de Img_0013

Estaba trabajando lejos de Lima cuando partió y no estuve en su despedida final. Lo lamenté mucho, pero quizá fue mejor así. La verdad es que nunca se ha ido. Porque fue también un hombre de fe, y compartiendo esa esperanza espero algún día volver a encontrarlo, para reírnos un poco de estos pobres apuntes que pretenden ser un discurso.

Gracias por todos estos años, Maestro Miguel.

Y hasta pronto.

04-04-06 017 - copia

Virgilio Freddy Cabanillas.

NOTA:

Las fotos antiguas son del archivo personal del profesor Maticorena. Poco antes de su accidente el profesor pidió a Hugo La Rosa y al autor, duplicar varias fotografías que guardaba entre sus recuerdos. Estas son algunas de las imágenes escaneadas. Todas las fotografías originales fueron devueltas al profesor. Una de ellas -la que lo muestra remando- ya la dimos a conocer en el facebook hace un tiempo.

La fotografía con Macera y la de la conferencia fueron tomadas por el autor en la Casona de San Marcos.

La última es un recuerdo entrañable. La tomó algún amigo la noche en la que inauguramos una exposición en el Museo de Arqueología y Antropología de la UNMSM.

EL FALLO DE LA HAYA Y UN BARCO QUE HIZO HISTORIA

En la fotografía apreciamos a la patrullera oceánica “Guardiamarina San Martín” (antes fragata “Carvajal”) en la Base Naval del Callao. Se trata del primer buque de la Armada -junto a la nave de investigación científica “Melo”- que entró al mar ganado por el Perú en La Haya.

En el histórico fallo del 27 de enero de 2014, la Corte Internacional otorgó al Perú el triángulo externo (antes “mar presencial” de Chile) y parte de la zona económica exclusiva chilena. En total 50000 km2 que pasaron al dominio marítimo del Perú.

No es zona de anchoveta pero abundan la pota, el atún y el perico. Otros recursos hidrobiológicos están en estudio para el futuro.

Antes los problemas entre países se solucionaban con la fuerza de las armas. Se arrebataban territorios y poblaciones, se saqueaban universidades, bibliotecas, museos y obras de arte, se repasaba a los heridos y otras salvajadas.
Hoy, los pueblos civilizados resuelven sus diferencias en los tribunales de justicia. Al menos para esta parte del mundo, los tiempos de la barbarie han culminado. Gracias a esta manera de solucionar diferendos, los F-16, Leopard, Scorpene, MIG-29, Lupo, Spike, etc. se quedarán sin estrenar.

000231736w

DECLARACIONES PARA EL RECUERDO:

“La Corte Internacional de Justicia también ha efectuado por decisión de mayoría, una modificación del límite de 200 millas que deriva de los acuerdos vigentes reduciendo la extensión del paralelo. Lamentamos profundamente  esta resolución, que en nuestra opinión carece de fundamento”. Declaraciones del Agente de Chile en La Haya, Alberto Van Klaveren tras la lectura del fallo (27 de enero de 2014).

“Esta decisión de la Corte significa que Chile debe ceder derechos económicos  en una zona de aproximadamente  20 a 22,000 km2 al oeste de la milla 80 y al noroeste de la línea equidistante antes mencionada, hasta la milla 200. Si bien en esta zona, Chile mantiene en plenitud sus libertades de navegación marítima y navegación aérea, sin duda esta cesión constituye una lamentable pérdida para nuestro país”. Declaraciones de Sebastián Piñera tras la lectura del fallo (27 de enero de 2014).

 “Al establecer una línea equidistante desde la milla 80 hasta las 200 millas, esta decisión de la Corte, que no compartimos y lamentamos, impacta una parte de la zona económica exclusiva donde Chile goza de derechos económicos. Eso constituye una pérdida dolorosa”. Declaraciones de Michelle Bachelet tras la lectura del fallo (27 de enero de 2014).

 “El Perú ha obtenido en términos del espacio marítimo que reclamó en su demanda del 16 de enero del año 2008  el 75% el área que el Perú reclamaba, es decir el íntegro del triángulo externo y aproximadamente el 60% del triángulo interno”. Declaraciones del Agente del Perú en La Haya, Allan Wagner al entregar al Perú el documento del fallo (28 de enero de 2014).

1048182

UN ADICIONAL

Por otro lado, el Fallo de La Haya ha marcado una nueva etapa en la historia de las relaciones internacionales de Chile. En la coyuntura del litigio, los voceros chilenos repetían hasta el cansancio que su país es respetuoso de los tratados. De tanto reiterarlo se fue convirtiendo en una verdad. Pero no es cierto, Chile ha sido cuidadoso en cumplir sus acuerdos con Argentina -aunque le clavó el puñal por la espalda en las Malvinas- pero no ha tenido la misma actitud con el Perú.

Chile violó el Tratado de Ancón y no permitió la realización del plebiscito de Tacna y Arica. Practicó su brutal campaña de “chilenización” en la cara de los delegados norteamericanos. Finalmente se quedó con Arica, pero se comprometió  a construir un malecón de atraque y un edificio aduanero para el servicio del Perú en Arica. Chile entregó esta infraestructura después de setenta años. ¿Ese es un país que cumple con sus acuerdos?

Y en 1995 -durante el conflicto del Cenepa entre Ecuador y Perú- Chile vendió fusiles, municiones, subametralladoras, cargadores, cohetes y visores nocturnos al país del norte, a pesar de ser “garante” de la paz entre ambos países. ¿Para eso estampó su firma en el Protocolo de Río de Janeiro?

La cereza del pastel es negar el inicio de la frontera terrestre en el Punto Concordia, que está mencionado claramente en el Tratado de 1929. Sin embargo, las autoridades chilenas insisten en comunicar a su pueblo que los peruanos son revanchistas y que estos temas salen a la luz cuando el Perú tiene problemas políticos internos.

Con el Fallo de La Haya, el estado chileno ha honrado su firma de manera inmediata, lo cual aplaudimos.

 

 

Virgilio Freddy Cabanillas

Fotografía del autor.

Ilustraciones: Corte de La Haya y El Comercio.

peruanticuario@yahoo.es

999107298

EL REINO DE LAS COMBIS Y CUSTER ASESINAS.

foto1218

Lima-Callao es una ciudad ubicada en un área estratégica de Sudamérica, una urbe en crecimiento con gran actividad comercial e inmobiliaria; con un centro histórico que es Patrimonio Cultural de la Humanidad. Pero tiene uno de los peores sistemas de transporte público del mundo. Las llamadas “combis asesinas” son un claro símbolo de la irresponsabilidad de las autoridades peruanas. Son ya varios años que venimos sufriendo cotidianamente la tortura de viajar en estos vehículos; lo que significa, entre otras cosas:

  1. Choferes infractores condecorados con multitud de papeletas que siguen al volante con total desprecio por las reglas de tránsito. Por ejemplo, todos los días hay que pelear en los paraderos, cuyos cruceros peatonales han sido expropiados por las combis y custer. Lo peor es que la gente se ha acostumbrado.
  2. Unidades que -por su tamaño- se prestan a maniobras temerarias. Muchas veces el viaje a toda velocidad se convierte en una experiencia involuntaria de aventura de alto riesgo.
  3. Cobradores que abren la puerta con el vehículo en movimiento.
  4. Carros en mal estado que sueltan sin reparo su humo venenoso; con su interior sucio y destartalado, con fierros pequeños que se salen por todas partes. Hay que tener cuidado con las rodillas. Y en muchos casos puertas bajas que ponen en riesgo las cabezas de los usuarios.
  5. Son demasiados vehículos y resulta imposible el control. Por eso tantos piratas y chiquillos al volante. E incluso se corre el riesgo de ser robado y/o secuestrado, como ha pasado tantas veces en zonas solitarias.
  6. Música estridente a todo volumen. No importa que sea las once de la noche, hay que soportar la bulla con estoicismo.
  7. Choferes, cobradores y “jaladores” lisurientos, aunque siempre hay excepciones. La falta de respeto es total contra damas y niños; cuando se les ocurre, estos jaladores miccionan en la calle delante de damas y niños, por ejemplo en la Plaza 2 de Mayo. Incluso se puede ver en las noches que algunos se drogan descaradamente; he visto casos de cobradores y jaladores “volando” en los paraderos de Lima al Callao.
  8. Incumplimiento de las rutas. Los choferes deciden cambiar el recorrido cuando se les ocurre y los pasajeros terminan expulsados “camino de cualquier parte”.
  9. Corrupción generalizada: es costumbre ver a los policías -varones- detener a las combis, llamar la atención  al chofer y luego irse juntos algunos metros para “arreglar”. Mientras tanto en la combi todos celebran el acto de corrupción y los niños escuchan y aprenden… país sin futuro.

Desgraciadamente los chalacos y limeños apuestan masivamente por el peor sistema de transporte del mundo. La locura colectiva.

Cultura combi, sinónimo de violencia y corrupción. ¿Cuántas víctimas más deben ser arrolladas para poner fin a este sistema?

Fotografías:

  1. El Paradero MINKA (Callao) es el infierno en la tierra. No hay reglas, no hay cámaras, no hay policías, no hay autoridad.
  2. Combi destartalada. Si las autoridades del Ministerio de Transportes y de los municipios de Lima y Callao usaran el transporte público, este maltrato no sería posible…

 

Virgilio Freddy Cabanillas.

peruanticuario@yahoo.es

999107298

MI PRIMARIA EN LOS 70

Ingresé a la Primaria en 1975. Todavía se escuchaba en la radio un himno que decía algo así como “con Velasco El Perú”. Estudiaba en un colegio antiguo -de esos con patio y campana- que se llamaba Francisco Fabio Brenner; la misma escuela donde estudió Nicomedes Santa Cruz. Recuerdo una actividad del centro educativo con Don Nico recitando A cocachos aprendí en el centro del patio. Mi colegio quedaba en Lince, ya no existe.

Una imagen que tengo en la memoria es a mi brillante profesora Herminia Añorga de Cueva entregándonos unos libros del gobierno, nos decía que había que cuidarlos porque al otro año los pasaríamos a otro niño. A su vez, otro estudiante -de año superior- haría lo mismo con nosotros. La profesora me convenció que tenía que ser responsable con el libro, aunque me daba pena saber que no me quedaría con esas figuras tan bonitas. Y con personajes como María Chucena y Periquito el Bandolero.

amigo_1975_arkivperu

Hace algunos años encontré versiones modernas de esos libros con las mismas ilustraciones, así descubrí que la dibujante se llama Charo Núñez. Mi hija beberá en las mismas fuentes educativas. Este reparto de libros debe haber ocurrido al entrar al segundo grado. Pero no tengo los materiales originales de los dos primeros años de primaria. En cambio conservo tres libros del tercer grado -son de 1976, pero yo los recibí el 77-, esta vez si podía quedarme con ellos. El de Ciencias Naturales está desarmado pero completo, el de Lenguaje un poco menos conservado, pero el de Ciencias Histórico-Sociales -de tanto leerlo y dibujarlo- está hecho trizas,desgraciadamente no tengo la portada ni los créditos y faltan muchas páginas.

Esos libros revelan cosas interesantes. Por ejemplo, el de Lenguaje está lleno de relatos que buscaban transmitir valores como la solidaridad. Y por supuesto tenían una fuerte dosis de nacionalismo: “Porque mi patria es hermosa como una espada en el aire…”. Acabo de ver que en el poema de Javier Heraud había unas líneas que nos permitían agregar un verso personal. Contenía también muchas cosas sobre folklore andino; para mí era lo más natural porque mi padre es de Cajamarca y madre de Ayacucho, pero imagino a otros niños -y a sus padres- mirando estas cosas de “serranos”, debieron causarles un gran impacto.

El libro de Ciencias Sociales es sensacional. Los dibujos son de varios estilos, realmente sería agradable conocer a los que trabajaron en estos materiales. Había varios bloques de temas: Esta es nuestra historia, Esto es el Perú, Problemas de trabajo, Unidos trabajamos mejor, Necesitamos unirnos con otros pueblos, etc. Nos entrenaban en asuntos propios del gobierno de esa época: el Pacto Andino, las SAIS, las cooperativas, etc. Había un énfasis especial en los derechos laborales.

Y ahora me doy cuenta de cosas realmente curiosas, como esos trabajadores de la caña que tienen todo el perfil de los personajes de la iconografía moche. A propósito, me parece que en la televisión había un programa cuya cortina mostraba unos segundos de dibujo animado peruano: los mochicas agarrados de la mano bailando una versión de Llaulillay: “El amor es una planta, llaulillay, que crece y se marchita, llauliyay…”.

8

En esos años hasta los cuadernos tenían mensajes educativos. Las carátulas traían escenas de los diversos departamentos del Perú, pregoneros de Lima, fauna peruana en peligro de extinción o las inolvidables vicuñitas de Kukuli Velarde, la hija de Alfonsina Barrionuevo. Nada que ver con los cuadernos actuales, con personajes de la televisión, con sofisticados diseños pero vacíos de contenido.

kukuli

En los años siguientes de la primaria se acabaron los libros de regalo y nuestros padres tuvieron que comprar las enciclopedias de moda: Bruño Venciendo. Ya estábamos en cuarto grado. En 1979 y 1980 conmemoramos el centenario de la Guerra del Pacífico; un largo poema declamado en homenaje a Grau y una interpretación teatral encarnando a Bolognesi marcarían para siempre mi vida. Nunca más podría alejarme de la Historia.

imagen-002

Pero pronto se acabó la inocencia de los primeros años escolares y el mundo ideal se terminó. Nuestra profesora nos hablaba de la justicia de las huelgas del SUTEP, los padres de familia comentaban acerca de los profesores secuestrados y torturados, en las calles de Lince la policía reprimía a los escolares de secundaria. La Segunda Fase del Gobierno Revolucionario de la Fuerza Armada llegaba a su fin, volvía la democracia y la violencia estaba a punto de ponernos al borde del abismo. Casi sin darnos cuenta estábamos en la secundaria.

Virgilio Freddy Cabanillas

peruanticuario@yahoo.es

999107298