DEBERES SAGRADOS CON EL PATRIMONIO.

Todos los años recordamos la heroica gesta del coronel Francisco Bolognesi y sus soldados en el morro de Arica, por eso me parece urgente iniciar -otra vez- una campaña para salvar el monumento a nuestro héroe nacional.

En el daño a esta escultura se combinan el atentado directo con el abandono más escandaloso. La obra de Agustín Querol (español) fue inaugurada en 1905, pero la  estatua principal fue cambiada en 1954 por otra del escultor peruano Artemio Ocaña. La extraordinaria pieza de Querol se conserva en la Fortaleza del Real Felipe. El diseño original -ganador de un concurso internacional- se aprecia en una publicación española de 1902.

31278452_10070882 - copia

El monumento a Bolognesi es un grave caso de mutilación de esculturas públicas. Hace varios años fue cortado el sable de uno de los soldados de la parte inferior del monumento (el abanderado). También están mutilados los fusiles de dos soldados. Hemos denunciado esto desde el año 2001 y hasta ahora nadie lo resuelve.

 

Mutilaciones en el monumento a Bolognesi

El atentado distorsionador consiste en lo siguiente: el pilar de granito que sirve de eje al monumento fue pintado de un extraño color verde pálido y la base del monumento de negro.  Esto no es reciente pero -hasta donde sabemos- nadie se ha pronunciado. Las piezas de bronce también están pintadas de negro, problema que afecta a casi toda la estatuaria limeña.

El capitel y dos figuras alegóricas nos generan una duda: ¿es yeso o han aplicado pintura blanca sobre el mármol? Basadre –Historia de la República- señala que es mármol. De ser el caso, habría que hacer un trabajo cuidadoso para eliminar los agregados inútiles.

De esta manera el diálogo entre el granito del pedestal, el capitel blanco y el bronce de las estatuas se ha estropeado, por esa razón el monumento ha perdido su contundencia y originalidad. Visualmente está destruido.

Debería existir una sanción ejemplar contra los funcionarios responsables del daño a los monumentos, sea por descuido, sea por intervenciones desafortunadas. Por ejemplo, las autoridades deben entender que los cambios de color o de pedestal, sin consultar a los escultores, son faltas de respeto a la labor creativa de los artistas. El diseño original debe ser considerado intangible.

Pero hay más. El olor pestilente que tiene el monumento se debe a la casi media docena de gatos que viven -y hacen sus necesidades- entre las figuras escultóricas. Hemos observado que a horas avanzadas -10 a 11 p.m.- hay personas que arrojan comida al monumento para alimentar a los animalitos. Por eso no se van de este refugio.

DSCN6367

Copia de DSCN6366 - copia

El entorno arquitectónico es casi tan bello como la Plaza Dos de Mayo. Pero aquí también la suciedad y el caos campean por todas partes, sobre todo en las noches. Una importante sección de pared -que mira a la Av. Arica- se derrumbó hace varios años y las autoridades no se dan por enteradas. Por esa razón la vista de esta zona de la ciudad es horrible.

Copia de LEO OCTUBRE 099

Hay que agregar que en esta plaza se cambió el color característico -amarillo pálido- que lucieron los edificios durante décadas. Primero le dieron un matiz ladrillo y posteriormente fueron pintados de anaranjado. Es necesaria una investigación para determinar los verdaderos colores de la plaza para recuperar su autenticidad.

En cuanto a la escultura original de Querol -Fortaleza del Real Felipe- muestra al héroe herido de muerte, ensimismado en su sacrifico consciente, abrazando la bandera y sin soltar el revólver con el que ha disparado el último cartucho. Bolognesi y la bandera son una sola entidad, él carga sobre sí a la Patria en su hora trágica. Es una representación alegórica y una espléndida obra de arte incomprendida desde los tiempos de Gonzales Prada (“Nuestras glorificaciones”. En: Horas de lucha). La ridícula idea tantas veces repetida por los guías del Museo del Ejército “parece que estuviera borracho” repite una injusta frase del escritor exaltado, que de ninguna manera puede ser tomada como sentencia definitiva.

Los responsables de la fortaleza la tuvieron por años en un rincón, luego la colocaron en la explanada principal donde se lució poco tiempo en todo su esplendor. Sin embargo, la devolvieron al rincón para colocar en mejor posición una mala copia de la escultura de Ocaña, hecha en material deleznable. Triple falta de respeto:

a. Al héroe: por colocar una estatua de mala calidad.

b. Al genial Querol: hasta ahora no comprenden la belleza de su obra de arte.

c. Al maestro Ocaña, ya difunto: por copiarlo sin su consentimiento.

La restauración total del monumento a Bolognesi debe incluir la reposición de la pieza original actualmente en la Fortaleza del Real Felipe. No hay que tener miedo de devolver las obras de arte a su estado original.

Hay que tener en cuenta que Roque Sáenz Peña elaboró un conmovedor discurso para la inauguración el monumento, pensado como un diálogo entre él y su jefe, el héroe de bronce. De la fina pieza de oratoria -titulada La glorificación de Bolognesi- destacamos este párrafo:

“Coronel Bolognesi: tus sobrevivientes te saludan, todos rodeamos tu monumento, no falta a esta cita ninguno de tus soldados y todos venimos a refrescar en el recuerdo las horas gratas de tu dulce amistad y a sentir las emociones y regocijo de tu pueblo en esta fecha nacional, porque a los muertos ilustres no se lloran: se saludan, se aclaman y se veneran […]”.

Copia de Bolognesi de Querol

En cuanto a la obra de Ocaña -que también es de gran calidad-  puede ser trasladada a otra zona de Lima y colocada en una plaza apropiada. Propongo su traslado de la Plaza Bolognesi a la Plaza de la Bandera.

Al drama del monumento hay que agregar otro problema. Se trata del cuadro titulado El último cartucho de Juan Lepiani, la pintura de tema histórico más importante del Perú. Sin embargo se encuentra expuesta a grave riesgo en el Museo de los Combatientes del Morro de Arica. Algunos días el sol llega a la obra de arte y las consecuencias se verán en el futuro. Urge mejorar su ubicación.

iquitos 021 - copia (2)

Todos los años se rinde homenaje a los héroes de Arica en la Plaza Bolognesi. Y a nadie le importa que el monumento esté groseramente alterado por manos filisteas. Una vergüenza monumental.

 

 

Virgilio Freddy Cabanillas.

Fotografías del autor.

peruanticuario@yahoo.es

999107298

Anuncios

2 comentarios en “DEBERES SAGRADOS CON EL PATRIMONIO.

  1. Buenos dias. Algo que no me queda muy claro es si se debería de restaurar el monumento colocando la figura principal esculpida por Ocaña en su lugar, en lo alto de la columna conmemorativa o si no se debería de hacer.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s