LA VIDA EN UN BALCÓN

Balcones peruanos trabajados en madera: virreinales, republicanos, neocoloniales y contemporáneos. Son símbolos de nuestra arquitectura que debemos poner en valor. Es urgente una campaña para investigarlos, conservarlos, defenderlos y/o promocionarlos en el Centro de Lima, Rímac, Barrios Altos, Jesús María, San Isidro, Miraflores, Callao, Trujillo, Lambayeque, Cusco, Chacas, Huaura, Ayacucho, etc.

En Lima destacan los balcones de cajón, de diversos tiempos y estilos, pintados en marrón, verde e incluso blanco. El balcón pasó de los países árabes a  España, y de ahí a América. Lima los aceptó con entusiasmo y se convirtió en la “ciudad de los balcones”. A pesar de la destrucción causada por las autoridades y los terremotos, aún quedan decenas de ellos en la capital del Perú -que en parte- gracias a estas obras de ebanistería es Patrimonio Cultural del Mundo.

Desgraciadamente, muchas piezas están al borde del colapso, pero su importancia histórica y artística parece irrelevante para el Ministerio de Cultura y la Municipalidad de Lima.

Reproducimos la canción de los “cruzados” de una obra teatral de Mario Vargas Llosa, en recuerdo de  Bruno Roselli el italiano que amaba Lima y dedicó su vida a salvar los balcones.

 

HIMNO DE LOS CRUZADOS

¡Los balcones

son la historia,

la memoria

y la gloria

de nuestra ciudad!

Son las voces del ayer

que nos piden

-día y noche,

noche y día-

conservar nuestra ciudad.

¡Los balcones

son la historia…

Son los sueños

que debemos realizar.

Los ideales

que tenemos que encarnar.

Ellos vienen

de muy lejos:

de la India

y de Egipto

y de Córdoba

y Granada

y de Esmirna

y de Bagdad.

Pero son

pero son

pero son

más limeños

que la niebla,

la garúa,

santa Rosa,

y san Martín.

¡Los balcones

son la historia…

Los balcones

tienen gracia

-fantasía, poesía-

y misterio

de conjuro

y de adulterio

y alegría

de función

de carnaval.

¡Los balcones

son la historia…

Son altares

de ilusión.

¡Un balcón

es una rosa!

Miradores

de esperanzas.

Y crisoles

de culturas

y de razas

y de tiempos.

¡Un balcón

es un gorrión!

¡Es una niña!

¡Es un varón!

¡Los balcones

son la historia…

Los balcones

nos vigilan

y nos juzgan.

Nos animan

a soñar.

Nos ayudan

a vivir.

Los balcones

son el tiempo:

el pasado

en el presente

y el porvenir.

¡Los balcones

no pueden morir!

¡No deben morir!

¡No van a morir!

Son antiguos

y modernos.

Son hispanos

y son árabes

y son indios

e indostanos

y africanos.

Son peruanos

y limeños

y limeños

y limeños.

¡Y los vamos

a salvar!

¡Y los vamos

a salvar!

¡A salvar!

¡A salvar!

¡Los balcones

son la historia…

(Mario Vargas Llosa: El loco de los balcones)

 

Fotografía: balcón limeño en peligro. Virgilio Freddy Cabanillas

peruanticuario@yahoo.es

999107298